Tanatopraxia: El arte de conservar y embellecer a los muertos

Maquillar a un cadáver puede parecer peculiar y espeluznante, pero la tanatopraxia y la tanatoestética ayudan a sobrellevar el duelo, es algo tan común hoy en día

El reciente éxito de Netflix ‘La maldición de Hill House’ nos muestra a Shirley Crain, una joven ama de casa que se dedica a uno de los oficios más raros del mundo: la Tanatopraxia. Shirley posee, junto a su marido, una funeraria en la que ella misma prepara a los cadáveres para que luzcan similares a cuando vivían.

El reto para Shirley es cuando su hermana menor, Nellie, se suicida y ella se hace cargo de la Tanatopraxia que debe aplicarse al cuerpo. En las escenas en las que Shirley restaura y embellece el cuerpo de Nellie podemos conocer un poco de esta práctica.

¿Qué es la Tanatopraxia?

La Tanatopraxia es el conjunto de prácticas que se llevan a cabo en un cadáver con el objetivo de conservarlo y embellecerlo. Como primer paso se higieniza, para su conservación se embalsama, se restaura y reconstruye con diversos materiales y se maquilla.

El uso de este tipo de técnicas es importante, y recomendable, en caso asesinato o suicidio, cuando las marcas de violencia dejaron estragos visibles en el cuerpo. Al aplicar este conjunto de técnicas el tanatopractor, persona que realiza el proceso, debe respetar las normas higiénico- sanitarias, realizar las extracciones que se le soliciten, o mantener la integridad del cuerpo hasta donde sea posible.

El tanatopractor también deberá respetar los diferentes ritos funerarios correspondientes a cada una de las religiones que tengan los difuntos.

La conservación y embellecimiento de cadáveres no es algo nuevo, desde los principios de la humanidad se busca darles profundidad a los ritos funerarios.